Intervención teatral en el patio gastronómico

Alrededor de cuarenta actores caracterizados, pertenecientes a la colectividad suiza realizaron una teatralización en vivo en el Primer Festival Internacional de Cine (FICER). Se trató de Arribo a las tierras de Urquiza.

En esta primera edición del FICER, organizada por el Gobierno de Entre Ríos a través de la Secretaría de Turismo y Cultura, la perspectiva internacional surge a raíz del trabajo realizado con las embajadas de Francia y Suiza, que se hicieron presentes no sólo con las producciones audiovisuales sino también con las comidas que se ofrecieron en el patio gastronómico. La organización se propuso trabajar con estos países por la incidencia de esta corriente migratoria en la provincia.

La intervención formó parte de la performance del Centro Valesano de Colón y el Centro Saboyano de Villa Elisa que arribaron para plasmar un relato teatralizado. El contingente llegó proveniente del Museo Provincial y Monumento Nacional Molino Forclaz de la ciudad de Colón, donde desarrollan habitualmente la actividad.

El grupo entró en escena en el Festival y sorprendió al público con la representación del desembarco de los migrantes. En una noche especial, los artistas vistieron trajes de época para relatar la llegada a estas tierras. El espectáculo contó con la participación activa del público, música típica, bailes, y convite de pan casero.

Testimonios

Rosana Forclaz y Ramiro Martínez, madre e hijo integrantes del grupo, contaron: “Nos encanta la experiencia de venir a Paraná a representar la rica historia de la Colonia San José. Es un orgullo muy grande estar en un evento como éste, representando a nuestra comunidad”.

Para culminar la dramatización, deleitaron al público con comidas típicas de las colectividades, realizaron demostración y degustación de sus platos emblemáticos raclette y fondu bourguignonne.

Cine y gastronomía

La Asociación Celíacos de Entre Ríos fue convocada para brindar una alimentación adecuada a quienes no pueden consumir trigo, avena, centeno o cebada. Sobre este tema, Carla afirmó: “Hay un trabajo detrás de esto, producimos el día anterior y venimos acá con todo fresco para que puedan venir y sentirse cómodos, y comprar con toda tranquilidad”. También agregó: “Un celíaco siempre queda de lado o se lleva la comida, o come en la casa, esto es para que haya un lugar apto en todos los eventos, nosotros estamos para que esto se visibilice siempre”.

Chip House es el emprendimiento de  venta de papas fritas con distintas combinaciones de salsas y topping de Jorge Gulla, inspirado en una empresa holandesa, que participa por primera vez de este tipo de eventos: “Estamos gratamente sorprendidos por la gran cantidad de gente que ha venido, la buena organización y el armado del evento; estamos muy agradecidos por esta oportunidad”, concluyó el emprendedor paranaense.

Al igual que Gulla, Leandro Sabat y su combi de helados Amont también participa por primera vez de este tipo de evento gastronómico y cultural: “La respuesta de gente ha sido excelente. Las personas vienen y se sacan fotos en la combi, se sorprenden con los gustos y las combinaciones. Es una maravillosa experiencia”, terminó diciendo.

Desde el stand de comidas étnicas, también se refleja nuestra descendencia multicultural con gastronomía de Brasil, comidas típicas cubanas y de Medio Oriente como el shawarma. Emiliano López se mostró muy entusiasmado con la propuesta del patio gastronómico y su vinculación con la exhibición cinematográfica del FICER: “Todo es arte, también la gastronomía es un arte que se globaliza. Todos tenemos algo de artistas por eso venimos a trabajar en el Festival”.

Las bebidas en el patio gastronómico llevan la impronta de la tendencia creciente del público entrerriano hacia la cerveza artesanal. En conversaciones con el Equipo de Cerveza Oro Verde, Javier Fontana se refiere a la importancia de un patio gastronómico en estos eventos. “Siempre ayuda, atrayendo público externo al Festival para compartir un momento, comer, tomar y conocer de qué se trata”. En cuanto al gusto de los cerveceros manifestó: “Está repartido: un cincuenta por ciento pidió algo fuerte y el otro cincuenta algo suave”, finalizó.

Asociaciones cinéfilas

En el Centro Provincial de Convenciones se encuentran los stands de entidades cinéfilas que se dan cita en el FICER: Relámpago Verde, Paraná International Film Festival y Asociación de Realizadores Audiovisuales de Entre Ríos (Araer) que se vinculan con el público que asiste a las Proyecciones del Festival.

Franco Giorda, integrante de uno de los grupos, destacó: “Desde el Relámpago Verde seguimos apostando al cine en la sala de cine. Lo que pasa en el Festival es bueno. No es lo mismo ver películas solo en tu casa, en un monitor, que en pantalla con la tecnología adecuada para tener esa experiencia estética. Estas instancias, en las que organizamos todo lo que tenga que ver con ir a ver una película al cine, nos parecen buenas”.

El desafío de mostrar el cine entrerriano, según sus protagonistas

Tres directores y el protagonista de un documental evaluaron el desarrollo del FICER y destacaron el valor de visibilizar la capacidad del cine producido en Entre Ríos. Las miradas de los hacedores de un Festival que da impulso al cine, desde el territorio y para toda la región.

Continúa el Festival Internacional de Cine de Entre Ríos (FICER), en el polo turístico cultural que componen el centro cultural La Vieja Usina, el Instituto Audiovisual y el Centro Provincial de Convenciones, ubicados en la capital entrerriana. La iniciativa, de acceso libre y gratuito, organizada por el Gobierno de Entre Ríos, a través de la Secretaría de Turismo y Cultura, cuenta con satisfactorias opiniones de los directores y protagonistas de las películas.

El Festival es una escuela

“El Festival es algo para celebrar, mi educación en cuanto a lo que el cine respecta, nació en un festival de cine”, destacó Iván Fund, director de la película A B, que forma parte de la sección cine entrerriano del FICER.

En ese sentido, el realizador crespense recordó: “Cuando me fui a Buenos Aires, estudié un año en la escuela de cine y me fui, porque para mí ya estaba bien, entonces comencé a ir al Bafici (Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente) y al Festival de Cine de Mar del Plata, que son para mí la escuela de los directores”.

“Si uno quiere hacer cine, tiene que ver y hacer, no hay mucha más vuelta que eso – dijo y analizó- si bien cada uno tendrá su forma, la experiencia es realmente algo fundamental en términos de formación y de difusión. Que exista un festival de cine realmente es muy importante, inclusive más importante a que exista una escuela, porque el festival es una escuela, ojalá sea el primero de muchas ediciones, porque es un lugar donde uno tiene acceso no sólo a las películas que de otra manera no podría ver, sino que en la mayoría de los casos constituye un espacio de cruce para desmitificar lo que es hacer cine”.

Por otra parte, Fund reflexionó sobre lo que significa para él hacer cine en su provincia: “En los años que vengo haciendo películas, que ya van casi diez, más de la mitad de lo que he hecho ha sido en Entre Ríos, toda mi familia de parte paterna es de esta provincia y yo me crié en Crespo. Para mí, siempre fue algo muy natural filmar en mi ciudad. Si bien me fui a Buenos Aires a estudiar y me quedé a vivir allá, siempre volví a filmar. Desde mi primer corto hasta mi última película, los hice ahí en mi pueblo. Pienso que filmar en el lugar donde uno vivió su infancia, su adolescencia, es como filmar en un lugar donde uno se siente amparado, ese resguardo que te dan los amigos, la familia y toda la comunidad que está dispuesta a acompañarte y a apoyarte para que se puedan hacer las películas”.

La práctica de filmar en Crespo y repetir la experiencia, dijo el director de La Risa y Los Labios hace que “la gente se acostumbre, esté dispuesta apoyar, hasta hay un disfrute, se empieza a involucrar toda la comunidad en la película. También a veces las películas son una excusa para retratar a la gente que uno quiere, es como que son una especie de documental encubierto”.

“El cine es una industria cultural que genera trabajo”

Marina Zeising, por su parte, reconoció que eligió Entre Ríos para filmar “cautivada por los paisajes del litoral y por la historia de don Blas como lo conocen todos aquí”.

La directora de Lantéc Chaná, el documental sobre Blas Jaime, el último heredero de la lengua chaná que vive actualmente en el barrio El Morro de la capital provincial, señaló: “Lo interesante de Blas Jaime es que supo guardar dentro de su línea familiar la cultura y la lengua chaná y la validación de su testimonio por parte de Pedro Viegas Barros, investigador y lingüista del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet). Yo estoy completamente feliz de que suceda el Festival y de estar aquí unos días. Esta provincia cuenta con una calidad increíble de técnicos, actores y recursos naturales, sobran motivos para elegirla y contar desde aquí una historia”.

Por otra parte, Zeising manifestó: “Me encanta que haya un espacio sobre todo para mí como directora mujer, tener presencia en mesas debate, reflexionar sobre la Ley de Fomento Audiovisual de Entre Ríos y otras cuestiones. Y no sólo eso sino también posicionar y mostrar a Entre Ríos en el país y en el mundo. Mi película se presentó en varias provincias, en Italia, Polonia, en Estados Unidos, en España y en Chile. Pensemos también en el trabajo que implica hacer una película, el trabajo que implica hacer un festival, hay una población de gente que come acá, que se hospeda, la logística y otro montón de cosas que generan trabajo, el cine es una industria cultural que genera trabajo, por eso es muy importante este Festival en nuestra región”.

Una gran historia

Omar Borcard es un cinéfilo que protagoniza una gran historia. Un cine en concreto es otra de las películas de la Sección de Cine Entrerriano del FICER. “Uno lleva el cine en el alma. En este Festival sentí algo muy lindo, me recibió un público muy cálido, parecido a lo que me pasó cuando fui a Lima (Perú) a un festival, a acompañar la proyección de la película. He sido tratado con tanto cariño por los organizadores de este Festival que me encuentro muy agradecido de estar formando parte y charlando con la gente que viene”.

Un cine en concreto aborda la historia real de Borcard, un cinéfilo que se negaba a ver morir una sala de Villa Elisa. “Desde chico vendía revistas para poder ir al cine los fines de semana”, recordó Omar, un albañil que mantuvo intacta su pasión, a tal punto que decidió emprender una aventura que le permitió que el cine siga vivo en su barrio.

El documental Un cine en concreto participó con una gran repercusión del público en el FICER y ya se había proyectado con éxito en el Festival de Cine de Mar del Plata y en otros certámenes internacionales.


Los procesos de identificación

Por su parte, el director Sergio Mazza, en la antesala de la proyección de la película Mi mamá lora, destacó que el gran logro del Festival “es hacer que el público se encuentre con este tipo de películas, con un cine alternativo a Toy Story y a tantas otras películas que tienen gran alcance. En Mi mamá lora actúan chicos de nuestra región, y estos niños que están aquí y que la van a ver, se van a dar cuenta de que los actores hablan como ellos y se parecen a ellos. En ese proceso de identificación se ponen en valor las emociones que merecen ser contadas”, destacó.

 

Más de 700 gurises de Paraná y La Paz disfrutaron la proyección de cortos infantiles en la pantalla grande

El Centro Provincial de Convenciones se colmó de gurises provenientes de distintos barrios de Paraná y de La Paz. Los chicos tuvieron la oportunidad de vivir el Festival Internacional de Cine de Entre Ríos (FICER), con la proyección de cuatro cortometrajes de producción entrerriana, nacional y francesa.

Este jueves la programación incluyó un compilado de cortometrajes: la serie animada de producción entrerriana titulada Las aventuras de Calá, un niño chaná, La asombrosa excursión de Zamba en el Cabildo, Capitán 3D y 5 Metros 80 estos dos últimos de producción francesa. Los gurises fueron recibidos por las simpáticas ocurrencias de las payasas Papafrita y Eureka, quienes además presentaron cada una de las producciones.

Vamos al cine

“Me parece tan interesante venir a un lugar tan bello como el Centro Provincial de Convenciones y ver cine, que los niños tengan la posibilidad de vivir la experiencia de ir al cine: con una entrada, que alguien les corte el ticket, los ayude a entrar y los acomode. La propuesta del Festival en sí misma es excelente, poder ver la cultura y las producciones de otros países y también las propuestas nacionales; todo esto es tan lindo, tan enriquecedor”, comentó Andrea, quien vino con sus hijas Guadalupe y Milagros de 3 y 4 años, y su mamá. Al momento de elegir un cortometraje, 5 Metros 80 fue la preferida de las chicas.

¡Volvió Zamba!

Jacqueline, Joaquina, Serena y Martina, alumnas de 4° grado de la Escuela N°1 José de San Martín, de La Paz, contaron: “Lo que más nos gustó fue volver a ver a Zamba y el corto de las jirafas nos gustó también”. “Me encantó venir al cine”, agregó Serena, feliz de la experiencia. Las simpáticas paceñas son parte del grupo de 60 niños quienes además de visitar el FICER, recorrieron el casco histórico de la capital entrerriana junto a sus docentes Amelia, Silvina, Lorena, Paola, Jacquie y Florencia. Aldana de 13 y Delfina de 10 años también se mostraron felices de volver a Zamba y sus aventuras.

 

Las jirafas

Bairon y Magalí tiene 11 y 12 participan del Taller de Radio y Cine de la ONG Club de Abuelas del Barrio Belgrano, de Paraná, y estuvieron en la proyección de cortometrajes infantiles junto a sus docentes. Felices contaron: “Lo que más nos gustó fueron el corto de Las Jirafas (5 Metros 80) y el Capitán 3D, y conocer el Centro Provincial de Convenciones”, agregó Magalí.

De la proyección también participaron niños que forman parte de los grupos de apoyo escolar del Programa Educando en Movimiento del Instituto Becario, proveniente de los barrios Antártida Argentina, Paraná XVI, Gaucho Rivero, Anacleto Medina Sur, 33 Orientales Güiraldes, Mariano Moreno, El Trébol, Puerto Viejo, Rocamora, Paraná V, Santa Lucía, Artigas, 1° de Julio, Villa Sarmiento, San Agustín, Bajada Grande, La Milagrosa y San Roque de Paraná, quienes acompañados por los becarios disfrutaron de las proyecciones y de la experiencia de ir al cine.

Laura comunicadora social e investigadora de cine de la región rescató: “Participé de la función infantil y me pareció maravilloso, porque había gente de muchos barrios de Paraná, para quienes sería muy difícil con los costos, los horarios y los paros de los colectivos poder llegar al centro y mucho menos a este tipo de lugares. Generalmente,  las propuestas no los convocan, porque no están dirigidas a ellos. Esta función en particular me re emocionó, porque había pibes que de otra manera nunca hubieran visto cine en pantalla grande posiblemente, ni hubiesen conocido el Centro Provincial de Convenciones”.

La programación

La programación completa, con sinopsis, días, horarios y avances de las películas podrá consultarse en el sítio web oficial del FICER: http://ficer.com.ar/  y http://cultura.entrerios.gov.ar.

 

En los dos primeros días más de 3.000 personas vivieron la experiencia de ver y votar películas

El perfil de la asistencia al Festival Internacional de Cine de la Provincia es diverso. Los asistentes se acercan motivados por la posibilidad de ser protagonistas y hacer una verdadera experiencia. En los dos primeros días del Festival circularon unas 3000 personas.

Hasta el sábado el 20 de octubre se desarrollará el Festival Internacional de Cine de Entre Ríos (FICER), en el polo turístico cultural que componen el centro cultural La Vieja Usina, el Instituto Audiovisual y el Centro Provincial de Convenciones, ubicados en la capital entrerriana. La iniciativa, de acceso libre y gratuito, ha generado satisfactorios comentarios y repercusiones entre los asistentes; incluso un nuevo público participa atraído por la propuesta de evaluar las películas.

El público es protagonista

El sistema de votación de películas implementado en el FICER permite que los asistentes no sean meros espectadores, sino que puedan tener un rol activo, valorando cada una de las películas presentes en el Festival, en las cuatro secciones: infantil, internacional, largometraje y corto entrerriano.

Primeramente, se realiza una breve explicación del mecanismo por parte del presentador, antes de la proyección del corto y el largometraje, cada una de las realizaciones tiene su propia urna de recolección de votos. Los espectadores pueden votar ambos. Al finalizar, los asistentes reciben por parte de los organizadores una boleta con los datos de la película que acaban de ver, de su realizador o realizadora y la sección a la que pertenece. Sobre el margen derecho, la boleta tiene una grilla numérica del uno al diez. De acuerdo a su apreciación, los espectadores deben rasgar en el número que corresponda a la puntuación otorgada y colocarla en la urna respectiva. El equipo de votación del FICER se encuentra permanentemente en las salas explicando, aclarando las dudas y organizando a los asistentes.

Los resultados del mecanismo fueron más que satisfactorios en las dos primeras jornadas del Festival, ya que las personas se entusiasmaron con la propuesta y fueron los mismos asistentes quienes gestionaron su voto formando interminables filas. Desde la organización se resaltó que de las boletas recogidas en las distintas urnas salen los datos que se vuelcan en una planilla sistematizadora específica.

Un sistema muy sencillo

Mariano Osuna, integrante del equipo de votación del FICER, explicó el sistema de recuento de los votos: “Es una muy linda experiencia, sobre todo en la gente que no tienen el hábito de ver cine. En el primer día de Festival ya funcionó muy bien. Hubo personas que votaron a la salida del corto y otros que votaron las dos proyecciones. Es un sistema muy fácil de implementar y todos pueden participar”.

“Cuando termina la función tomamos las urnas y las traemos a La Vieja Usina donde se abren y se hace un recuento de las calificaciones de cada película. En este sistema no importa la cantidad de personas que vean la película, sino que se calcula un promedio de puntaje sobre la valoración. Finalmente, esos datos van a una planilla de cálculo que arroja los resultados. El sistema es muy interesante”, remarcó Osuna.

Agregó también que funcionó efectivamente la campaña de explicación que se realizó a través de la prensa y las redes sociales, ya que muchas personas ya sabían que tenían la posibilidad de votar y sabían cómo hacerlo. Las votaciones no son obligatorias. Además de Osuna, integran el Equipo de Votación del Público otros trabajadores de los organismos involucrados en la organización: Sergio Sánchez, Maximino Del Mestre y Maximiliano Calderara.

Cabe destacar que las realizaciones cinematográficas que resulten ganadoras serán premiadas en la gala de cierre que se llevará a cabo el día sábado 20 de octubre. Las obras artísticas que serán entregadas como premio a los respectivos ganadores, fueron realizadas por un reconocido artesano de la ciudad de Paraná, Rómulo Vidal.

Amantes del cine circulando por el espacio FICER

Grupos de amigos, parejas, familias con niñas y niños y solitarios curiosos se acercaron al espacio FICER con distintos gustos, motivaciones e intereses. Las edades de los asistentes fueron variadas y se destacaron especialmente contingentes de pequeños y jóvenes.

Javier es de Paraná y mientras esperaba la proyección de La Huella en la Niebla en La Vieja Usina dijo: “Me considero un amante del cine, soy fanático. Acompaño mucho al grupo cinéfilo de Paraná Relámpago Verde. Veo películas tanto pochocleras como independientes. De esta propuesta me atrajo la idea de venir a conocer películas que no he visto. Además, el evento de por sí ya es llamativo y se realiza por primera vez. Recién estoy hojeando la programación y, de a poco, voy mirando lo que puedo elegir. También me baso en las recomendaciones. Aunque a veces, tampoco se le hace mucho caso a la recomendación; todo depende de los gustos. Voy a mirar todas las pelis, desde acá hasta que termine el Festival”, agregó entusiasmado.

“Funciona también la curiosidad, venir a ver de qué se trata la propuesta y no estar centrado tanto en la recomendación de los entendidos”, resaltó Julián, quien rescató también que es muy interesante hacer tiempo entre proyección y proyección saboreando comidas de productores locales.

Por su parte, Laura comunicadora social e investigadora del cine de la región, también se acercó a las funciones de la segunda jornada del FICER. “Mi elección es aleatoria. Vine a ver esta peli porque tenía disponibilidad de tiempo, para ver de qué se trataba y la aproveché. Ahora me quedo a ver la que sigue”, aseguró entusiasmada. Y agregó, “Hay mucho cine nuestro en este Festival. En esas producciones se puede ver el paisaje, el modismo para hablar del entrerriano, la música, el sonido ambiente, nuestros animales. Los protagonistas de las películas hablan y viven como yo. Eso me parece increíble, con todo lo que significa la palabra increíble”.

El público infantil

Más de 700 niños y niñas de diferentes barrios de Paraná asistieron a la primera proyección infantil del FICER. “Soy papá de un niño de 3 años, me interesa que mi hijo pueda ver películas en una sala compartiendo con otros chicos. Mi hijo se sorprendió mucho por la magnitud de la sala del Centro Provincial de Convenciones. Otro motivo fue también poder compartir junto a él producciones hechas acá en Entre Ríos, el lugar donde él nació”, destacó Julián un padre asistente a las funciones para público infantil.

Patio de comidas y espacio gastronómico

Uno de los objetivos del FICER es posicionar los productos turísticos de nuestra región, resaltando su altísima calidad y variedad. Para ello se montó en el predio una lograda propuesta gastronómica. La coordinadora del Patio Gastronómico del Festival, Catalina Rapuzio destacó: “Advertimos la presencia de personas extranjeras y también turistas de otras provincias. Lo gastronómico es un muy buen llamador, muchas personas se interesaron a partir de lo gastronómico, pensando que era un nuevo patio estable en este espacio. La propuesta gustó mucho”.

En relación a los referentes que participan de los puestos, Rapuzio comentó: “Los encargados de los stand están contentos. Muchos manifestaron que es la primera vez que participan de un patio de comidas tan arreglado, tan elegante y tan bien acompañado. Ayer hubo muy buena circulación y superó las expectativas. Mañana viernes y sábado va a explotar porque hay muchas consultas por redes sociales y muchos curiosos”. Y agregó: “Todos los stands están subiendo videos y fotos del espacio, convocando también a su público habitual”.

Por su parte, Natalia otra joven asistente declaró: “Todo lo que hace al folclore del Festival me parece increíble. Se nota que le han puesto mucha energía a todas las propuestas turísticas que acompañan a la programación de películas; eso colabora en convocar y consolidar el Festival para el año que viene”.

Actores y realizadores audiovisuales se forman en dirección actoral para cine

Se trata de una propuesta gratuita de la que participaron actores, realizadores audiovisuales y estudiantes. La instancia de capacitación está a cargo de Gabriel Cosoy. La mayoría de los asistentes fueron jóvenes, motivados por la necesidad de dar vida a sus proyectos en torno a la temática abordada.

En el marco del Primer Festival Internacional de Cine de Entre Ríos (FICER), organizado por el Gobierno de Entre Ríos a través de la Secretaría de Turismo y Cultura, comenzó a desarrollarse este miércoles el taller de Dirección Actoral para Cine.

“Es muy importante que en los festivales de cine haya instancias de formación actoral, espacios de capacitación que nos permitan generar vínculos artísticos y vínculos creativos como la dirección de actores, que pueden ayudar y motivar a que haya futuros cineastas”, reflexionó Gabriel Cosoy, en la primera jornada del taller de Dirección Actoral para Cine que impulsa el FICER en el día de su lanzamiento.

Presencia de jóvenes

La capacitación, que se lleva a cabo en la Sala Rubén Noble del Instituto Audiovisual de Entre Ríos, se realizó con mayoría de asistentes jóvenes, motivados por sus proyectos en torno a la actuación y a la realización audiovisual.

Durante la primera jornada se trabajó en ejes centrales: el acercamiento de los participantes a la tarea del actor en el cine, como así también las dificultades del vínculo entre el actor y el director, dado que se trata de un fenómeno industrial y la mayoría de los actores proviene de una formación teatral. En este sentido, Gabriel Cosoy abrió el encuentro destacando: “Existe un salto entre una actividad de orden más artesanal como el teatro y una más industrial como el cine, con sus tiempos, modos y sistemas diferentes. Hoy vamos a ir introduciéndonos a esta problemática”.

Con una activa participación de los asistentes, durante el taller también se reflexionó sobre las diferencias entre el lenguaje del actor -que tiene la tarea de entender, imaginar y hacer- y el lenguaje de los técnicos de cine.

Transmitir lo imaginado

En el taller se desarrolló también un recorrido histórico acerca del vínculo entre actuación, cine y tecnología. Al finalizar el encuentro, los asistentes opinaron sobre la experiencia de participar en el FICER y particularmente en esta instancia de la formación con Gabriel Cosoy.

Celina Zamero, actriz y productora audiovisual, señaló: “Me he dedicado más a la producción en el campo audiovisual y no tanto frente a la cámara. Me interesan mucho algunos tips del oficio, pero también las visiones de gente experimentada en este tema. Cómo transmitirle a alguien que tiene que interpretar algo que vos como realizadora te imaginaste”. En otro orden, la artista celebró que se den estos espacios. “Siempre que tenga la posibilidad de estar con alguien con este conocimiento lo aprovecharé, no me lo podía perder”, afirmó.

Lucas Báez Riquelme (actor), por su parte, destacó: “Me pareció muy interesante el taller. Lo vine a tomar porque participo de proyectos audiovisuales, me gustaría seguir indagando sobre la temática, la disciplina puntual. No conozco mucho sobre lo actoral y el cine, así que me viene bárbaro esta propuesta”.

En tanto que Iván Santillán, estudiante, comentó: “Me inscribí al taller porque estoy cursando el profesorado de teatro en el cual hay cuestiones actorales y de dirección que está bueno articular con lo audiovisual. Nosotros trabajamos por fuera de la facultad, pero tenemos proyectos en donde se une esto y me parece fundamental estar instruido, por lo menos conocer recorridos de profesionales como el de Gabriel Cosoy, que me pareció de una claridad conceptual excepcional”.

La continuidad del taller

El actor y director Gabriel Cosoy anunció que para el segundo día de la capacitación se profundizará acerca del modo de vincularse de los directores de cine con los actores.

“Mañana vamos a ver unos fragmentos de una charla que da Ricardo Darín a alumnos de la cátedra de Actuación ante cámara de Universidad Nacional de las Artes (UNA). Ricardo plantea con mucha claridad cómo muchos directores de cine con un gran conocimiento técnico de su oficio, tal vez no encuentran el modo de vincularse con el actor con tanta idoneidad como sí pueden hacerlo con el equipo técnico. Ahí siempre hay algo que falta, hay poco material teórico sobre dirección de actores en cine, hay poca reflexión teórica al respecto y por lo tanto, hay un agujero negro”, indicó Cosoy.

Sobre Gabriel Cosoy

Titular de la Cátedra Dirección Actoral II de la Lic. en Artes Audiovisuales de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav). Es, además, profesor de Actuación I del Profesorado de Teatro de la Universidad Autónoma de Entre Ríos. Posee una reconocida trayectoria en el rubro, tanto en la actuación como en la dirección y la escritura dramática.

Todos los días desde las 15 habrá proyecciones en el Festival Internacional de Cine

Hasta el sábado se proyectarán todos los días, con acceso libre y gratuito, películas y cortometrajes dirigidos al público infantil, de producción entrerriana, suiza y francesa. En el día de la inauguración ya pasaron por las salas del Centro Provincial de Convenciones y La Vieja Usina 1.100 personas.

Comenzó este miércoles 17 de octubre el Festival Internacional de Cine de Entre Ríos (FICER). Hasta el sábado el 20 de octubre, en el polo turístico cultural que componen el centro cultural La Vieja Usina, el Instituto Audiovisual y el Centro Provincial de Convenciones, ubicados en la capital entrerriana, se proyectarán todos los días desde las 15, con acceso libre y gratuito, películas y cortometrajes de producción entrerriana, suiza y francesa.

El público infantil tendrá su espacio todos los días desde las 15 con películas y cortos especialmente seleccionados. Este jueves la programación incluye un compilado de cortos, entre los que se destaca la serie animada de producción entrerriana titulada “Las aventuras de Calá”, un niño Chaná, que tendrá como compañía un capítulo del popular “Zamba”, entre otros. El viernes será el turno de la película entrerriana “Mi mamá lora”, para concluir el  sábado con “Natacha, la película”, un cortometraje de producción nacional.

Cartelera de Jueves y Viernes

Este jueves tendrán su espacio en las pantallas del Centro Provincial y de Convenciones y en La Vieja Usina, las películas de directores entrerrianos Lantec Chaná, La huella en la Niebla, Les Souvenirs y El Gurí. También se podrán ver los cortometrajes entrerrianos La rifa, Tan hombre, Ando cantando, Noches de fútbol, El último arenero y Desagüe; que se exhiben antes de cada película. El cine internacional estará presente con las películas francesas Godard Mon Amour y Mis tarde con Margueritte, que tiene como protagonista a Gérard Depardieu.

El viernes será el turno de Crespo (la continuidad de la memoria), Ab, El rostro, Orquesta roja y Germania, dirigidas por entrerrianos. Acompañarán las películas los cortos Barquito, La llovizna, Urbanos. La vida en colectivos, La llovizna y Serenata, reiterándose las proyecciones de Desagüe y El último arenero. En materia de cine internacional será el turno de la película suiza La gran noticia y la francesa La casa junto al mar.

Finalmente, el sábado llegarán a la pantalla las películas entrerrianas Sombras, Ana y los otros y Entre Ríos, todo lo que no dijimos; concluyendo la jornada luego de la premiación con Vivan las antípodas una coproducción entre Argentina, Chile y Alemania. También estarán presentes los cortometrajes de producción entrerriana Serenata, Entre Ríos y sus bemoles, Leaves that fall of the tree.

Rol del público

Por otra parte, los asistentes no serán meros espectadores, sino que tendrán un rol activo, valorando cada una de las películas presentes en el Festival de las cuatro secciones: infantil, internacional, largometraje y corto entrerriano. Las realizaciones cinematográficas que resulten ganadoras serán premiadas -en base a la votación del público- en la gala de cierre que se llevará a cabo el día sábado 20 de octubre. Las obras artísticas que serán entregadas como objeto premio a los respectivos ganadores, fueron realizadas por un reconocido artesano de la ciudad de Paraná, Rómulo Vidal.

Acreditaciones

El ingreso al Festival no requiere retiro previo de entradas. No obstante ello, las acreditaciones permiten a los participantes circular en el espacio FICER, como así también acceder a descuentos en el patio de comidas ubicado en el lugar, locales adheridos y en las actividades turísticas. Las personas que concurran a ver las películas podrán acreditarse en el Centro Provincial de Convenciones (San Martín 15).

La programación

La programación completa, con sinopsis, días, horarios y avances de las películas podrá consultarse en el sítio web oficial del FICER: http://ficer.com.ar/ y http://cultura.entrerios.gov.ar