Sobre El FICER

La provincia de Entre Ríos tiene una larga y profunda tradición artística. A lo largo de su historia fue tierra de grandes poetas, músicos, artistas plásticos y teatrales que supieron dar testimonio del paisaje, de los pobladores, de los grandes temas universales. Nuestro cine, nuestro joven cine entrerriano, se inserta en esa tradición, ofrece sus imágenes y sonidos para dar cuenta también de la realidad que nos rodea.

Estos últimos años, las nuevas generaciones de cineastas entrerrianos han demostrado una gran vitalidad, una vocación por mostrar una mirada personal que al mismo tiempo se ofrece hacia el mundo. Han sabido abrirse sus propios caminos, por prepotencia de trabajo y por talento, y hoy el cine entrerriano es una realidad y no sólo un sueño.

Pero también sabemos que hay mucho todavía por hacer, para que filmar siga siendo una aventura hermosa pero también un espacio de expresión popular y un ámbito ideal para la inclusión y el desarrollo laboral, social y productivo. La realización de este festival se enmarca en este presente en el que está en pleno desarrollo el proyecto de una ley provincial de fomento y desarrollo del cine y el audiovisual para nuestra provincia. El FICER es también una
herramienta para el crecimiento de nuestra industria audiovisual.

El FICER es un lugar de múltiples encuentros.

En primer término, el propósito es revalorizar la sala de cine como ese espacio en el que las películas encuentran la mejor manera de ofrecerse a los espectadores, un lugar de comunión y de intercambio. Y también un espacio en el que los propios cineastas se encuentren entre sí y con el público, en el que la reflexión y el diálogo sea un motor para seguir produciendo y creando.

Este festival quiere ofrecerle al público de la provincia una ventana a lo múltiple y diverso.
Se podrán ver las valiosas obras realizadas en la propia Entre Ríos y, a través de las historias, encontrarse con ese otro que puede ser mi vecino y que también es mi espejo. También es una invitación a descubrir mundos nuevos y desconocidos a través de películas nacionales recientes y de otros países.

La primera edición del FICER, el año pasado, mostró la avidez del público por encontrarse con las películas. La alegría de ver las salas llenas hoy nos permite creer en el desafío de seguir creciendo. Están todos invitados a sumarse a esta aventura de descubrir otros mundos a través del cine.